Siempre pagamos un precio en la vida, seamos o no conscientes, nos guste o no la idea. Por cada decisión que tomamos y por cada actitud vendrán consecuencias a veces imaginadas y otras jamás pensadas. Incluso cuando no hacemos nada y postergamos una acción, estamos eligiendo no hacer, y eso también tiene su precio.

Cuando me refiero al precio de una decisión no estoy haciendo alusión a algo negativo, sino a ser conscientes y asumir que todo lo que hacemos o dejamos de hacer tiene una influencia decisiva en nuestras vidas.

El precio de la autenticidad
Foto: Kira Okamoto

Cuando comenzamos a darnos cuenta de esto, se hace cada vez más evidente que pagar precios por vivir de una manera ingrata no tiene ningún sentido. Es mas conveniente pagar un precio por un helado delicioso que por chupar un clavo oxidado. Sin embargo, muchas veces nos manejamos por la vida como si estuviéramos chupando clavos y queriéndonos convencer (léase auto-engañar) que ese clavo está riquísimo.

La autenticidad tiene un precio que puede ser muy alto

Por todo esto te pregunto: ¿En qué áreas de tu vida no te has animado aún a correr el riesgo de ser auténtico? ¿Para qué creíste hasta ahora que era mejor pagar el precio de mostrarte como quien no eres? ¿Qué sucedería si el mundo se enterara que eres mucho más de lo que muestras? ¿Hasta cuándo vas a elegir la mediocridad?

Si bien es cierto que no somos iguales con una pareja que con un hijo, un jefe, o con los padres, también es cierto que el común a todas esas relaciones es nuestra esencia. Y si es nuestra esencia la que está desgastada por ser como los demás esperan, el precio que pagamos por ser queridos y aceptados es muy alto. Te propongo por lo tanto deshacerte de aquellas máscaras que por diversas razones elegiste interpretar en algún momento y hoy te resultan pesadas o incómodas.

Todos hemos aprendido a “interpretar” roles y “ponernos máscaras” para obtener beneficios. ¿Cuáles han sido o siguen siendo las tuyas?.

A continuación te paso algunas sugerencias para que puedas identificarte y reírte también de ti mismo. No hay mejor remedio que tomarnos nuestras miserias con una seria liviandad. Registra cuáles son aquellas que mas resuenan contigo:

  1. La víctima (el mundo está contra mí, no soy responsable de lo que me pasa, siempre es culpa de otros, del país, de la empresa o de mis padres)
  2. El pobrecito (soy indefenso, no puedo solo. En el fondo soy muy cómodo y logro que los demás hagan por mí; pero nunca lo pido, lo obtengo manipulando)
  3. El duro (nada me afecta, aguanto todo, soy fuerte y los que se emocionan o lloran son débiles y poco inteligentes. Termino solo ya que nadie comparte conmigo sus tristezas)
  4. El salvador (me hago cargo de todos, no necesito ayuda, estoy siempre muy ocupado en resolverle la vida a los demás así no me ocupo de lo mal que me siento. Necesito que los demás me necesiten.)
  5. La Madre Teresa o el Dalai Lama falsos (me muestro evolucionado, hablo todo el tiempo de la energía y del amor, pero hace tres años que no tengo ni pareja ni sexo y tengo mucho resentimiento acumulado)
  6. El negador (todo lo que leo me resulta ajeno, nada me toca, nunca tengo problemas hasta que me enfermo, me quiebro un brazo, me divorcio y choco con el auto…pero jamás relaciono lo que me pasa con mi cerrazón)
  7. El peleador (vivo a la defensiva, veo amenazas, agresiones y malas intenciones donde no las hay, todo es una porquería y lo único que queda es defender lo poco que tengo)
  8. El provocador (necesito ser el centro de atención permanentemente provocando a los demás, generando reacción en los otros y que todos terminen hablando de mí aunque sean pestes)
  9. El incontinente verbal (no puedo parar de hablar, me aterra el silencio, vivo diciendo cualquier cosa con tal de matar el silencio con palabras, me hago el chistoso, hablo del tiempo, de política o de la vecina y pese a que me doy cuenta que los demás se cansan de escucharme no puedo parar de hablar)
  10. El adecuado (me muestro correcto, formal y cortés, cuando en el fondo me siento bohemio, creativo, loco y diferente).

La buena noticia es que cada una de estas máscaras tiene su versión luminosa, por lo tanto, a continuación te invito a que te lances por la conquista de la que te haga falta. Veamos cuáles son:

  1. La víctima……RESPONSABLE DE TODO LO QUE ME RODEA (cuanto más me responsabilizo del afuera más me libero, aunque no lo parezca)
  2. Pobrecito…PIDO AYUDA SOLO EN LO QUE NO PUEDO Y ADEMÁS OBSERVO QUE NECESITAN LOS OTROS Y OFREZCO MI AYUDA
  3. Duro………REDONOZCO QUE HACE FALTA CORAJE PARA MOSTRAR MIS NECESIDADES EMOCIONALES Y DISFRUTO DEL ENCUENTRO CON LOS QUE QUIERO
  4. Salvador….AYUDO POR EL PLACER DE DAR Y ME MUESTRO VULNERABLE PARA PERMITIR QUE LOS DEMÁS ME DEN
  5. Madre Teresa-Dalai lama…TRABAJO EN MI BÚSQUEDA ESPIRITUAL ACEPTANDO EN ESE PROCESO MIS ASPECTOS MAS MUNDANOS Y OSCUROS
  6. Negador….ANTES DE DECIR QUE NO Y REACCIONAR ME TOMO UN TIEMPO PARA PODER APRENDER Y CRECER CON LO QUE ME INCOMODA
  7. Peleador….NO NECESITO DEFENDER NADA, MI ACEPTACIÓN PUEDE SER MUY VALIOSA, HAY MUCHO PARA APRENDER SI NO REACCIONO
  8. Provocador….ENCUENTRO LA FORMA DE SER QUERIDO SIN AVASALLAR A LOS OTROS
  9. Incontinente verbal…TRASCIENDO LA INCOMODIDAD DEL SILENCIO Y ME QUEDO QUIETO SIN HACER NI DECIR NADA
  10. Adecuado… ME ANIMO A MOSTRARME LOCO Y NO ESTAR PENDIENTE DE LOS JUICIOS AJENOS

Como verás, la lista de personajes podría continuar, pero lo importante es que puedas reconocer tus propias máscaras, para iniciar un camino donde poder soltarlas y dar paso a tu ser libre y genuinamente feliz. Claro que esto no ocurrirá como por arte de magia. La propuesta es que busques los medios como para que eso suceda.

Sólo así podrás disfrutar plenamente de la vida, y los demás te disfrutarán también, ya que de lo contrario se estarán relacionando con alguien parecido a ti pero que no eres tu.

Ignacio TrujilloEscrito por:
Ignacio Trujillo
Coach Ontológico y Director
Consultora ALAS

¿Cuál es el precio de la autenticidad en nuestra vida?
Etiquetado en:                        

6 thoughts on “¿Cuál es el precio de la autenticidad en nuestra vida?

  • 08/07/2015 a las 18:18
    Enlace permanente

    Waoooooooooooo !!! Gracias, excelente articulo Nachin !! y Alas mil gracias, siempre un espejito!! y todos los días algo que aprender. Los quiero.

    Sharon.

    Responder
    • 09/07/2015 a las 09:14
      Enlace permanente

      Gracias a ti hermosa Sharon! por ser y estar! Te amamos!

      Responder
    • 14/07/2015 a las 14:17
      Enlace permanente

      Gracias Omar!! Por leerlo, por estar acá y en nuestro corazón!
      Te queremos!!
      Un abrazo!

      Responder
    • 12/08/2015 a las 15:34
      Enlace permanente

      Gracias a ti Victoria por leernos! Que bueno que te gustó.
      Vuelve por acá cuando gustes.

      Saludos!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.