Resiliencia, surfeando las olas de la vida

Existe una palabra que se utiliza en el ámbito psicológico, y que cada vez se incluye más en todos los ámbitos de la vida: “Resiliencia”.

La Resiliencia

Es esa capacidad que podemos desarrollar los seres humanos para resistir, tolerar la presión, los obstáculos y pese a ello hacer las cosas correctas, bien hechas, cuando todo parece actuar en nuestra contra. Y no sólo es ser fuerte y poder resistir, sino y muy especialmente, fortalecerse ante lo adverso, cuando otras personas se podrían debilitar o deprimir.

Se ha convertido en un concepto que integra ingredientes psicológicos, sociales, emocionales, cognitivos, culturales, étnicos…..etc. por lo cual su interés por desarrollar y evaluar esta capacidad se ha extendido no solo a la psicología, sino a la educación, a la salud, y a las empresas,
Así no solo resisten y mejoran su supervivencia las personas sino también las Instituciones y las empresas, en una época de fusiones, crisis y quiebras, que dan lugar a que las pequeñas empresas se agrupen y luego están las Multinacionales, cuando esta fusión supera las fronteras del propio país.

También existen familias y parejas resilientes, que son aquellas que trascienden los momentos de dificultad y crisis, y los transforma en familias y parejas más amorosas, comprensivas y felices.
Por ello, es importante comprender que podemos utilizar los momentos difíciles para salir más fortalecidos; y en ese sentido, la resiliencia distingue dos componentes: la resistencia frente a la destrucción, esto es, la capacidad de proteger la propia integridad bajo presión; y por otra parte, más allá de la resistencia, la capacidad para construir un nuevo sentido vital positivo pese a las circunstancias difíciles. Esto último es lo que más se ha desarrollado, por ejemplo, en la aplicación de la resiliencia a la Psicología Laboral en las Empresas, y a la Empresa en sí misma en su capacidad de supervivencia y crecimiento en el mercado en donde compite con sus productos o Servicios.

Resilientes en el aprendizaje

Como mencioné antes, también se aplica la resiliencia como espacio a aprender y desarrollar en la educación de niños y jóvenes, porque hoy en día sabemos que es fundamental la necesidad de fortalecer a los niños interiormente para que puedan resistir a las dificultades de este mundo tan complejo y globalizado. Fortalecer a los jóvenes del mundo actual es informarlos, formarlos, favorecer las vivencias de cada etapa de crecimiento, físico y psíquico, sin apurar sus tiempos y conociendo sus potencialidades y sus características espirituales. Y acercarlo a través de diversos modos, técnicas… en el conocimiento de sí mismos.

Tal vez, como madre o padre, te estés preguntando ahora cuales son entonces los elementos o aptitudes necesarios para poder contar con una buena capacidad de resiliencia a fin de fortalecer a nuestros hijos y a nosotros mismos. Pues bien, ¿cuáles son entonces aquellos aspectos con los que adquirimos fortaleza para superar las dificultades?

  1. Con una auto imagen positiva, donde aprendamos a mirar lo que está bien en nosotros en vez de observar siempre lo que nos falta.
  2. Conociendo, además de nuestras fortalezas, nuestras debilidades, como para no quedar estancados ni en la soberbia de creernos los mejores del mundo, ni en la victimización donde no hay nadie peor que nosotros.
  3. Dedicándole tiempo a cultivar nuestros aspectos positivos, nuestros dones, y así poder transformar lo que nos cuesta en desafíos para incrementar poder personal.
  4. Incentivando la expresión de los sentimientos; recordemos que no existe evolución en la represión, sólo en la expresión y transformación.
  5. Tomando los errores como lecciones y no como fallas o fracasos.
  6. Siendo creativos, flexibles, proactivos, mirando las situaciones como una hoja en blanco donde está todo por escribir, pintar o dibujar.
  7. Teniendo nuevas respuestas emocionales a las habituales, es decir si siempre soy de enfadarme, aprender a callar. Si nunca pongo límites, aprender a hacer oír mi voz. Esto se adquiere con prácticas sostenidas en el tiempo a través de programas de aprendizaje emocional, meditaciones, etc.
  8. Pidiendo ayuda cuando no puedo solo. Si me cuesta pedir, me costará crecer en la adversidad, ya que nadie crece solo. Pedir forma parte de reconocer que para coordinar acciones con otros, es importante hacer conocer a los demás mis necesidades y no esperar que los demás adivinen. Recuerda esta frase: “Dime donde no pides y te diré dónde sufres”.
  9. Reflexionando antes de actuar, aprendiendo a contar hasta diez antes de arrepentirnos de lo que dijimos o hicimos.
  10. Buscando las formas y relaciones que nos ayuden a ver la vida con optimismo, liviandad y buen humor.

Como verás, la resiliencia es una capacidad a desarrollar en todos los ámbitos de la vida, y que se ve reflejada al instante. En el ámbito de la salud por ejemplo, las personas resilientes logran tener sus sistema inmunológico alto y fuerte en momentos donde otros se enferman fácilmente. Nuestro cuerpo es un aliado que nos dice cuando algo no anda bien. Por eso es bueno escucharlo y reflexionar sobre qué nos dice cuando algo no anda bien, y qué necesitamos hacer para fortalecernos; a veces puede ser parar, conversar, disfrutar, respirar, terminar, abrazar, la lista puede ser extensa.

Si te ha interesado el tema de la resiliencia y crees que te vendría bien fortalecerte más y fortalecer a los tuyos, pregúntate:

¿En qué ámbitos le estoy dando demasiado poder al afuera?
¿A quiénes podría pedir ayudar para aprender de lo que me resulta difícil?

Y por último, ¿cómo podría comenzar AHORA MISMO a disfrutar de lo cotidiano para aportar más liviandad a mi vida?

Deseo que de aquí en mas, puedas desarrollar una vida más suave, plena y cuando lleguen las dificultades, que seas como un surfista con las olas, divirtiéndote con cada oleada de cambio.

IGNACIO TRUJILLOEscrito por:
Ignacio Trujillo
Coach Ontológico y Director de Consultora ALAS

Resiliencia: ¿Cómo fortalecernos ante la adversidad?
Etiquetado en:            

6 thoughts on “Resiliencia: ¿Cómo fortalecernos ante la adversidad?

  • 03/06/2014 a las 11:02
    Enlace permanente

    Excelente artículo, como todos los demás, sin duda son muy valiosos para nuestro desarrollo personal.
    Una consulta, de pronto han pensado en impartir sus charlas y seminarios en Ecuadro???
    Me pueden incluir mi correo en el caso que envien mensajes.

    Saludos y gracias

    Responder
    • 03/06/2014 a las 12:29
      Enlace permanente

      Hola Linet!

      Gracias por leer y escribirnos por acá.
      Te enviamos un correo con nuestra respuesta. Seguimos conectados por acá!
      Saludos!

      Responder
  • 05/06/2014 a las 08:21
    Enlace permanente

    Gracias Nacho!! Que enriquecedor y oportuno artículo para seguir fortaleciendo mi alma! Te recuerdo con mi corazón!

    Responder
    • 05/06/2014 a las 08:58
      Enlace permanente

      Gracias querida Janeth!!
      Por estar presente aquí y en nuestra alma!
      Te queremooooosss guara!!

      Responder
  • 05/06/2014 a las 08:32
    Enlace permanente

    Oportuno este post. Agradecida porque es un tema que he tenido en mente sobre todo como madre. Saludos

    Responder
    • 05/06/2014 a las 08:59
      Enlace permanente

      Gracias Rocío!!
      Que bueno que te sirvió.
      No dejes de acompañarnos por acá y bienvenidos más comentarios.

      Saludos!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.