Si llueve y te mojas, la culpa no es de la lluvia,
sino de que te has olvidado el paraguas”.

Responsabilidad vs Control
Foto: chrisinplymouth | Mercería en Plymouth, Devon, UK.

Podemos aprender de todo lo que nos ocurre. Incluso las cosas más insignificantes pueden tener gran valor si sabemos aplicarlas y sacar conclusiones. Podemos explicar una idea a través de una metáfora, pero también podemos hacerlo al revés, sacar conclusiones de las metáforas que se nos van presentando durante nuestra vida diaria. Vamos a ver algunos ejemplos.

La responsabilidad versus el control

Regla de los afluentes

El río se nutre de pequeños afluentes.
La parte alta del Río Arga, el río que atraviesa la ciudad en la que vivo, es un hilillo de agua que sale de debajo de unas piedras y se puede atravesar con un pequeño salto. A lo largo de sus 145 Kms va recogiendo agua de otros ríos más pequeños. Desemboca en el Río Aragón, que a su vez desemboca en el Río Ebro. Cuando el Río Ebro desemboca en el Mar Mediterráneo tiene un enorme caudal.
La vida está llena de pequeños afluentes. Algunos son más importantes que otros. La suma de todos ellos tiene un enorme poder.

Alicia tiene una pequeña tienda de venta de dulces para los niños (caramelos, gomas de mascar, chupetines). Cada goma de mascar la vende a 5 céntimos. Alicia gana una media de 3.000 pesos al mes con su tienda de dulces. ¿Cómo hace Alicia para ganar 3.000 pesos al mes? Lo hace de cinco céntimos en cinco céntimos.
Todo suma. Pequeños pocos hacen un mucho.

Un amigo tiene una tienda de CDs de música. Últimamente, con eso de la piratería, el negocio le iba muy mal, cada vez vendía menos. Estaba pensando en cerrar, cuando se le ocurrió ampliar la gama de productos. Cada vez vende menos CDs, pero cada vez vende más DVDs y libros de música, camisetas, gorras, posters, entradas para conciertos.

Hay que diversificar los negocios. Hay que diversificar nuestras relaciones.
¿Qué otras cosas deberías diversificar?.

Regla de la devastación

Cuando el río vuelve a su cauce después del desbordamiento, lo deja todo devastado. Es un buen momento para limpiar y empezar a cambiar cosas.
Aunque el camino por el que yo paseo está muy bien cuidado, algunos elementos empezaban a ser víctimas del paso del tiempo: papeleras rotas, bancos despintados, barandillas oxidadas, árboles dañados o muertos.

Tras el desbordamiento, los responsables no van a tener más remedio que volver a poner papeleras nuevas, pintar los bancos, reparar las barandillas y plantar nuevos árboles.
Lo que hoy es un obstáculo, mañana es una oportunidad. Tras la devastación viene la reparación. Tras el problema viene la solución. Tras la duda viene la certidumbre.

Regla del pantano desbordado

El pantano, aunque no esté lleno, suelta agua, ya que no puede retenerla toda de golpe.
Río arriba hay un embalse que retiene el agua con dos propósitos: consumo humano y regular las crecidas. Con la sequía de los últimos meses, el pantano estaba al 40% de su capacidad. Sin embargo, no retuvo toda el agua de la crecida, sino que soltó más agua que la que embalsó. ¿Por qué hizo esto? Parece ser que un pantano no puede llenarse de golpe, sino que tiene que hacerlo poco a poco.

Wayne Rosing era uno de los Vicepresidentes de Google. Ganaba al año 750.000 dólares. Cuando Google comenzó a cotizar en bolsa, Wayne recibió un paquete de acciones. Ahora las ha vendido por 30 millones de dólares y se ha retirado, ha abandonado la empresa. Como él, otros muchos trabajadores han seguido el mismo camino. El éxito de Google hace que esté perdiendo a sus mejores directivos, que incluso se van a la competencia después de cobrar sus “stock options”.

Google Analitycs es un programa que guarda las paginas mas visitadas de un dominio, el tiempo que dedican los visitantes, ciudad de donde provienen, IPs, duración de las visitas, cantidad de páginas vistas por visita, palabras clave en buscadores, navegadores, etc. Estos servicios ya existían antes, pero Google los ofrece gratis. Ha sido tal el éxito de este servicio, que Google ha tenido que bloquearlo, porque no tenía capacidad tecnológica para soportarlo. No estaban preparados. Han muerto de éxito.
Hay que estar preparado para asumir el éxito. A veces, es mejor ir despacio, poco a poco, analizando riesgos.

Regla del meteorólogo loco

Cuando la previsión del tiempo dice que caerán 40 litros por metro cuadrado, es posible que caigan 140. También es posible que no llueva. Si un meteorólogo loco hiciera previsiones del tiempo, sus augurios acertarían tanto como los de sus compañeros cuerdos.

El tiempo es difícil de controlar porque hay cientos de factores. En todas las actividades humanas existen multitud de variables que no podemos controlar. Podemos controlar unas pocas. Esto hace que sea fundamental estar preparados para cualquier contingencia.

Las empresas de seguros de todo el mundo viven de lo imprevisible de las cosas. Le pregunté a mi amigo José, un excelente vendedor de seguros, si le había agarrado a él alguna póliza con el desbordamiento del río. Me dijo que, evidentemente, no, que ninguna compañía de seguros está tan loca como para asegurar una zona que estadísticamente puede inundarse. “Si aceptáramos un seguro en esa zona -me dijo- tendría un precio tan elevado que no lo haría rentable. Yo sólo hago seguros en los que el riesgo para mi compañía es mínimo”.

Maribel tiene una mercería. El agua anegó su tienda hasta una altura de cincuenta centímetros. Pero Maribel no ha sufrido pérdidas. Cuando se dio cuenta de que el agua comenzaba a inundar las zonas más bajas de su calle, Maribel quitó todos sus productos y los subió a una especie de altillo que tiene encima de la tienda. Las tiendas contiguas a la suya han perdido todo, mientras que Maribel únicamente tendrá que pintar las paredes.

Aunque hay muchas cosas que son difíciles de controlar, porque en ellas intervienen muchos factores, hay algo sobre lo que tenemos absoluto dominio: todo aquello que depende de nosotros, y eso se llama Responsabilidad.

Recuerda:

Si llueve y te mojas, la culpa no es de la lluvia,
sino de que te has olvidado de llevar el paraguas”.

DANIEL ELFENBAUMEscrito por:
Daniel Elfenbaum
Coach Ontológico y Director de Consultora ALAS

4 Reglas para observar la Responsabilidad versus el Control
Etiquetado en:                    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.