Los seres humanos somos animales sociales que nos reunimos en familias, tribus, y organizaciones, etc. Para nuestra supervivencia, considerando tanto los aspectos biológicos como psicológicos, necesitamos relacionarnos con otras personas. Esta relación se produce básicamente, a través del lenguaje en sus distintas manifestaciones, ó dicho en otras palabras, nos relacionamos a través de nuestras conversaciones.

Conversares un arte.
Foto: Harold Navarro, All Kinds of New

Pero, ¿qué tanto sabemos del maravilloso arte de conversar y de sus múltiples beneficios, cuando lo ejecutamos con maestría y de manera consciente?

Solemos pensar, que cualquier persona que posea la capacidad biológica de oír y de hablar, es capaz de conversar y por ende de comunicarse. Sin embrago, hoy quiero referirme a las conversaciones a otro nivel, uno más profundo y que está directamente vinculado a nuestra capacidad para construir y mantener relaciones sanas, honestas, gratificantes y constructivas.

Según Rafael Echeverría, sociólogo y filósofo chileno, “Las conversaciones que sostenemos (y las que no sostenemos) son las que en verdad están produciendo y reproduciendo la relación en la que estamos” y yo agregaría, en las que creemos que estamos. Dicho en otras palabras, nuestras conversaciones son el fundamento de nuestras relaciones. Si las conversaciones que sostenemos con nuestra pareja, son aquellas vinculadas a nuestros hijos y a nuestra función como padres, en lugar de aquellas en las que logremos conversar de manera honesta y constructiva sobre lo que esperamos de la relación, de lo que nos acerca o separa del otro, de nuestros proyectos individuales y de aquellos que podemos compartir como un nosotros, lamentablemente no podemos hablar de una auténtica relación de pareja, sino de la relación de padres a cargo de hijos en común.

Sin darnos cuenta, la mayor parte de nuestras conversaciones están orientadas a coordinar acciones con otros, ya que es a través de ello, que hacemos que las cosas ocurran. No es muy difícil entender, que este tipo de conversaciones pone el énfasis en las cosas, en el afuera, pero toma muy poco o nada en cuenta, lo que ocurre internamente con los miembros de la relación.

Abordar conversaciones de otro nivel, que contribuyan a producir y reproducir las relaciones a las que aspiramos de pareja, con nuestros hijos o familiares, con nuestros colaboradores y nuestros pares, pasa por el desafío de comenzar a conversar con nosotros y mismos y preguntarnos ¿Cómo son las relaciones a las que aspiro? ¿Qué tanto se parecen a las que hoy tengo? ¿Qué me está separando de ellas?

Conversar sobre lo que sentimos y pensamos

Lo siguiente, es atrevernos a conversar sobre lo que sentimos y pensamos con el otro, teniendo como premisa que lo pensamos y sentimos “no es la verdad”, sino tan solo, nuestra interpretación de lo que vemos, y que esa interpretación, solo nos pertenece a nosotros. Esto implica, estar dispuestos a escuchar con total apertura, entendiendo que una interpretación distinta a la nuestra es igualmente válida y que el no oponernos a ella, puede sumar e lugar de restar. Negarnos a escuchar de esta manera, es negarle al otro la oportunidad de hablar con honestidad y confianza, y a la vez, negarnos la posibilidad de pedir conversaciones con estas características.

Otro aspecto a importante a la hora de conversar, es crear el contexto físico y emocional adecuado para el tipo de conversación que queremos mantener y preguntarnos, ¿Qué quiero conseguir con esta conversación? ¿Al final de la misma, cuál quiero que sea el resultado? Estas preguntas, nos ayudarán a identificar la emoción que estará acompañando a nuestras palabras en el conversar.

“El desafío de la comunicación, es compartir información difícil con honestidad y respeto, de manera que honre los valores, afiance las relaciones y mejore el desempeño de los individuos…”
Fredy Kofman

¿Cómo son tus conversaciones con aquellos que te importan?
¿Y tus relaciones?
¿Qué tendrías que soltar, para lograr conversaciones y relaciones de otro nivel?

MARÍA LAURA RODRÍGUEZ:Escrito por:
María Laura Rodríguez
Coach Ontológico Profesional
Consultora ALAS Venezuela

Conversar: dime cómo lo haces y te diré cuan pleno eres
Etiquetado en:            

Un pensamiento en “Conversar: dime cómo lo haces y te diré cuan pleno eres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.