El Coaching y la Vocación - Photo by: Per Ola Wiberg ~ Powi
Foto: Per Ola Wiberg ~ Powi – Jardines en el Centro de Estocolmo, Suecia.

Un poco de prehistoria:
Hace más de 15.000 años nos fuimos alejando de la Confianza y la Prosperidad Natural del Universo que teníamos como seres vivos en nuestra etapa de ser nómadas y al transformarnos en seres sedentarios, hicimos del Poseer (y la Propiedad) una virtud, nos fuimos alejando paulatinamente del Devenir y nos propusimos y definimos el “Ser”, y allí comenzó la carrera por “hacer producir a la naturaleza”.

Significado y Sentido:
El término Vocación (etimológicamente) viene del latín: Vocare cuyo significado verbal es llamar. Su derivado vocatio significa: llamado con propósito, dedicación, sacrificio.
Sacrificio = sacro oficio.

Si lo sagrado no es solo concerniente a la religión o el dogma, o la relación con Dios, sino una noción de elementos (valores espirituales y morales, actos, ideas, relaciones, etc.) que representan y sustentan una sociedad, podríamos inducir (en términos generales) que hoy se entiende un oficio ó profesión, más como una necesidad de sustento que como una conexión con los espacios espirituales del Ser Humano.

Y es aquí (a nuestro entender) donde viene una de las crisis actuales del Ser Humano, ya que fue alejándose de lo sagrado en el espacio cotidiano. Es decir de realizar actividades diariamente que lo conectaran con su espíritu, su creatividad, la expansión de sus dones y el cultivar sus relaciones y afectos.

Salvo en profesiones relacionadas con el arte, hoy vemos a esta conexión más como una distracción y un hobby, que como una forma de Ser y Vivir.

Actualmente, al niño y al adolescente se lo prepara y mentaliza (tanto de la familia como el sistema) para “carreras redituables” sin contemplar sus DONES. El Ser Humano ya adulto y en la carrera por “conseguir” está más preocupado por el Tener, y no profundiza en preguntas fundamentales como “Quién Soy”, “Quién Quiero Ser y “Qué Quiero Hacer” y “Cómo?”, hasta que en determinado momento de su vida, se siente amargado, frustrado, nada de lo que hace lo conforma… y llega a crisis personales tan fuertes que se replantea el “Sentido de la Vida”.
Hoy, uno de los grandes temas es la desorientación vocacional (no solo para adolescentes sino para adultos), ya que encontramos cada vez más personas, sin rumbo, ó sin “Sentido de Vida”.

Viktor Frankl, neurólogo y psiquiatra austriaco, fue el creador de la 3ª. Escuela de Psicología Vienesa llamada Logoterapia, terapia que se basa en el análisis existencial y la voluntad de sentido del Ser Humano. Esta postura surge como resultado de sus reflexiones luego de sus fuertes experiencias en 4 campos de concentración entre 1942 y 1945, donde murieron sus padres y su esposa. Logra sobrevivir al Holocausto y escribe su famoso libro “El Hombre en busca del Sentido”. Hasta los 85 años enseñó en la escuela de Viena. Publicó más de 30 libros, traducidos a numerosos idiomas, impartió cursos y conferencias por todo el mundo y recibió 29 doctorados Honoris Causa por distintas Universidades entre ellas Harvard, Stanford, etc. Fue piloto de avión a los 67 años, escaló montañas hasta sus últimos días, pero el legado más maravilloso que nos dejó tal vez fuera esta frase: “incluso en las condiciones más extremas de deshumanización y sufrimiento, el hombre debe encontrar una razón para vivir, basada en su dimensión espiritual”.

Entonces, desde nuestro punto de vista si vocación significaba: “Oir la voz” (el llamado interior), saber escucharse y poder hacer lo que le gusta hacer:

¿Qué personas oyen la voz?… y ¿Quiénes accionan?:
La respuesta es simple: “los que están conectados”, profundamente consigo mismos, con sus dones y su capacidad creativa, con la prosperidad y no la “cantidad”, con el Hacer que es entendido como una forma de Vida. Y por supuesto hacen lo que les gusta. El estar conectado tiene que ver con una forma de “Observar el Mundo”. Accionan en la dirección de lograr lo que quieren, aquellos que además de observar, están integrados con una actitud de Auto-confianza.

¿Quiénes no están conectados?:
Aquellos que por la forma de “Observar” , y que también como cultura heredada de sus antecesores (padres, profesores, país etc) fueron educados desde niños en la escasez, con creencias limitantes, o también por causa de algún quiebre o experiencia (fallecimiento de un ser querido, separación de padres etc.), la cual interrumpió el fluir natural de sus emociones y pensamientos en la dirección de la confianza, su propia satisfacción y beneficio o sea… la dirección de sus sueños .

¿Qué papel juega el Coaching Ontológico?:
La Ontología es la ciencia (y filosofía) que se hace cargo del Ser Humano, su Ser en las Acciones y en su lenguaje. Profundiza sobre el Fenómeno del Observador. Y el Coaching es la disciplina y práctica dinámica (entre Coach y Coachee) que ayuda a desarrollar otras formas posibles de Observar y Hacer.

¿Qué hace el Coach?:
Colabora con la persona consultante (coachee) a ver y reflexionar sus límites, sobre el tipo de observador que es y como es que observa e interpreta el mundo de esa forma, las causas que lo provocaron y que siguen sustentando esas formas de hacer, revisar su mundo emocional y encontrar las formas de restablecer y expandir ese flujo natural de conexión consigo mismo o sea con su SER, que desarrolle su Auto-confianza y por consiguiente encuentre SU VOCACIÓN, es decir SU FORMA de HACER … para cumplir SUS SUEÑOS y hacer que SU VIDA… tenga UN SENTIDO TRASCENDENTE.

DANIEL ELFENBAUMEscrito por:
Lic. Daniel Elfenbaum
Coach Ontológico Profesional
Director de la Consultora Alas.

El Coaching y la Vocación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.